“Nos encanta ver como un proyecto se hace realidad”

Marta García, co-fundadora de Catharsis, es nuestra #Personinkee del mes

¡Estamos de vuelta! Tras la primera edición de #Personinkee, el espacio donde entrevistamos a personas que nos inspiran, estamos de vuelta y esta vez lo hacemos con nuestras propias memorias, y es que fue entre las paredes de Catharsis donde comenzó a fraguarse nuestra aventura. Si Inkee es el lugar donde viven los recuerdos, Catharsis es el lugar donde nacieron muchos de ellos.

Marta García (1983), alicantina de nacimiento y, en condición de fundadora, es una de las grandes responsables de que exista esta gran incubadora de ideas que es el espacio Catharsis, situado en plena Gran Vía madrileña y al que os animamos a ir si tenéis alguna inquietud que compartir o, simplemente, buscáis una barra donde relajar la mente tras una dura jornada de trabajo.

Marta nos abre las puertas de Catharsis con una sonrisa rockabilly que la define y nos invita a pasar. Sobre la mesa, dos cafés y algunas preguntas por responder.

Inkee: ¿Qué es Catharsis y qué significa para vosotros?

Marta García: Catharsis es un espacio nuevo en el que siempre están ocurriendo cosas diferentes. Exposiciones, acústicos, fiestas privadas, cineforum, tertulias… Y todo lo que se les ocurra a nuestros clientes. Catharsis nace en la voluntad de Manuel Gómez, Unai Ezkurra, Cristina Oliver y mía de crear un punto de encuentro, un lugar en el que las personas pudiesen venir a un espacio a trabajar en sus proyectos y a la vez ofrecerles una manera de colaborar para poder llevar a cabo sus ideas, y todo eso ocurriría en Catharsis. De ahí nuestro concepto: Espacio de Ideas, ya que lo que nos gusta es que siempre se den lugar eventos de diferente índole.

Para nosotros Catharsis ha sido un proyecto en el que hemos puesto todo nuestro esfuerzo y sacrificio por sacar adelante un nuevo concepto, alejado del coworking, y al principio costó que la gente pudiese entender de qué se trataba.

Una de vuestras definiciones es la de espacio de ideas, ¿sabéis que las primeras reuniones en las que hablamos de Inkee y nuestra primera oficina fue Catharsis? ¿Cuántos proyectos creéis que han surgido en torno a vuestra barra?

¡Sí! Os conocemos de sobra a todos y cada uno de vosotros, de hecho durante todo el verano pasado fuisteis de nuestros clientes más fieles. Cafés con leche con hielo, zumos de naranja y pedacitos de tartas acompañaban todas vuestras horas de trabajo (ríe). Nos gusta muchísimo ver gente joven tan comprometida con lo que hace y con lo que cree. Nos encanta ver cómo día a día se va dando forma a un proyecto y que luego se hace realidad.

En torno a nuestra barra se han creado muchos proyectos, desde fiestas propias, obras de microteatro, cortos… También han surgido colaboraciones muy fructíferas tales como con La Estación Central, empresa facilitadora de artistas, y con la cual estamos organizando proyectos muy interesantes, entre ellos la participación en el festival de Open Art Wiews.

Tenéis un espacio dedicado exclusivamente a eventos de carácter cultural y artístico, o como vosotros lo llamáis, eventos cathárticos… ¿Qué requisitos debe cumplir un evento para poder estar en vuestro espacio?

Sí, en su mayoría se trata de eventos culturales, pero tampoco le cerramos las puertas a otro tipo de eventos; sobre todo damos cabida a emprendedores artísticos, por decirlo así. Respecto a las condiciones somos bastante flexibles. Tenemos una tarifa por hora para el alquiler de nuestros espacios, pero también funcionamos por porcentajes en el caso de cobrar entrada o por asistencia (por ejemplo, en talleres), o bien se pide una consumición mínima. Todo depende del cliente y del tipo de evento que quiera realizar.

Como sabes, para Inkee los recuerdos son nuestra razón de ser, por eso nos gustaría que nos contaras el mejor recuerdo que tienes de Catharsis desde que empezaste a crearlo hasta el día de hoy.

Nuestros mejores recuerdos son la Inauguración y el primer Aniversario. Fueron dos fiestas increíbles en las que estuvimos rodeados de nuestros clientes más cercanos, así como de familiares y amigos. También son acontecimientos muy importantes ya que son de las pocas veces en las que nos podemos reunir el equipo —María remarca su tono con énfasis al referirse a sus compañeros— al completo de forma física, y disfrutamos todos juntos al ver como el proyecto tomó forma y un año después ya habíamos crecido.

También, uno de nuestros grandes recuerdos fue el día que convertimos el espacio en una floristería, nuestro primer pop-up con la empresa Arbolande. Dos emprendedoras majísimas que pasaron por aquí y a los dos días nos habían llenado todo el local de alegría con sus flores.

Y por último, una pregunta casi obligada: ¿A quién le regalaría Catharsis un álbum de recuerdos Inkee? 

Catharsis regalaría un Inkee a todos los miembros de su equipo, con los mejores y peores momentos de la historia de Catharsis (risas). Creemos que es importante poder recordar los buenos momentos, pero también los malos, para ver con orgullo cómo pudimos superar ciertos obstáculos que nos encontramos por el camino y que a día de hoy nos han hecho más fuertes. Y también sería una buena idea crear un Inkee anual, donde pongamos fotos de nuestros clientes y amigos más fieles, ellos son los que cada día nos hacen venir aquí con una sonrisa de oreja a oreja.


Marta García y Manuel Gómez, los papás de Catharsis

Marta da el último sorbo a su café y nos despedimos. Por la puerta entra un grupo de jóvenes de aspecto informal y ella se dirige hacia allí para atenderlos. Una nueva idea podría nacer esta tarde en Catharsis y nosotros nos encaminamos hacia la puerta, en dirección contraria a la de los jóvenes, dejando atrás el aura mágica que exhalan esas paredes barrocas, repletas de pequeños detalles y fotografías de clientes y amigos. Todas ellas forman parte de su memoria, y, por supuesto, ¡todas ellas tienen cabida en Inkee!

¡Nos vemos la semana que viene!

Comentarios

comentarios