“Mamá, perdón por destrozar esta foto”

Dirá la gente aburrida que la historia de la evolución es un concepto que debemos a Charles Darwin, científico inglés que, a mediados del siglo XIX, realizó aportaciones decisivas sobre la teoría de la evolución humana. Sin embargo, vosotros tenéis un punto de vista muy diferente. Vosotros, que no sois gente aburrida, creéis que la historia de la evolución no se centra en complejos mecanismos de probabilidad y selecciones naturales, sino que responde a principios mucho más sencillos que todo eso. Y para demostrarlo, Inés, con la ayuda de su hermano David, preparó este Inkee tan especial con motivo del Día de la Madre.

Este Inkee se presentaba de la siguiente manera tan sencilla y genial:

“Incluye viajes en el tiempo para que puedas ver lo bien que nos has criado, acompañados de comentarios bastante estúpidos de tus dos hijos.
Que te quieren”

Y por supuesto, el interior del álbum de recuerdos Inkee no contenía trabajosas hipótesis evolucionistas, sino el corazón de dos hermanos que crecieron felices. Para ello realizaron un trabajo que cuenta toda nuestra admiración, por creativo y bien hecho. Los dos hermanos se sacaron instantáneas imitando la pose que tenían en las fotos de cuando eran pequeños. El trabajo es tan excepcional que, en algunos casos, no sólo imitan la postura y los gestos, sino que la hacen en el lugar exacto donde tuvo lugar, y resulta increíble creer que entre ambas fotos haya pasado tantísimo tiempo. Otras, como la que les muestra a ambos sentados mientras devoran un cucurucho de vainilla, resultan completamente hilarantes.

O esta otra en el que se meten de lleno en el papel. Si hay que lucir chupete, se luce chupete. Todo en pos del realismo:

“Mamá, perdón por destrozar esta foto tan bonita” – Inés

Las comparativas van todas, además, acompañadas de grandes dedicatorias que tiran de buen humor y creatividad para sacar una sonrisa en cada una de ellas. Inés y David escriben cada uno un comentario por cada serie de fotos, y aprovechan la ocasión para lanzarse pullitas en las mayoría de ellas, reflejando los clásicos piques y bromas internas que se crean entre dos hermanos que han crecido juntos. Éstas son algunas de las perlas que se dejan. En Inkee no podemos parar de reírnos con ellas:

David: “¡Míranos! Aquí tiraícos en la cama. Creo que Inés no tenía mi móvil, ni yo esta nariz de la que presumo ahora. Pero está hasta la lámpara.”
Inés: “Mamá, yo te prometo que intentamos que david no saliera con cara de gilipollas, pero hay cosas que no tienen remedio.”

David: “Pues aquí estoy, paseando a Miss Daisy (aunque esta tiene más mala hostia, jajaja!!!)”
Inés: “Lo genial de estas fotos es ver cómo ha cambiado la cañada a lo largo de los años. Es imposible quitarle a mi hermano las pintas de… ¡¡GAÑÁN!!

¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis alguna otra idea genial para vuestro Inkee? Estaremos encantados de recibirla si queréis compartirla con nosotros. Por lo demás, ya sabéis, crecer es sano y necesario, pero hacerlo con buen humor es completamente imprescindible : )

¡Hasta la semana que viene, besos y abrazinkees!

“Vaya estampa” – David

Comentarios

comentarios